El romanticismo en Colombia

Sin duda el romanticismo fue mucho más que una moda intelectual o un cambio en las formas retóricas de la poesía. Modificó los hábitos de lectura, la imagen del poeta y la función social de la literatura; transformó radicalmente la sensibilidad y estableció una particular relación del arte y la ensoñación con la experiencia amorosa, la aventura y el riesgo, la política, la noción del tiempo y sus vivencias de recuerdo y esperanza. La impronta del Romanticismo fue profunda en Hispanoamérica, si bien la literatura que produjo está lejos de los más altos modelos europeos: de un William Wordsworth, de un John Keats, de un Novalis o de un Gérard de Nerval. La poesía del Romanticismo hispanoa­mericano podría tal vez con justicia calificarse de «llorosa», como lo ha hecho Miguel Antonio Caro, o de inauténtica e imitativa, según lo hizo José María Samper. Pero la influencia romántica se extiende más allá de lo puramente literario. Y así, el Romanticismo parece iniciarse en Amé­rica mucho antes de que se comenzase a escribir románticamente.

Historia de la poesía colombiana (casa de Poesía Silva, 2012), pág 129.

Así inicia el capítulo V de la Historia de la poesía colombiana (Casa de Poesía Silva, 2012). El escritor David Jiménez P. nos muestra un panorama general de la influencia del romanticismo francés, inglés y alemán en los poetas colombianos.

Compartimos con ustedes este estudio. Puede consultar este material en nuestra biblioteca con la signatura topográfica: A861 / H377c

Deja un comentario