Poesía al oído del lector: Carmelina Soto

#PoetasColombianas

(Armenia, Quindío, 1916-1994)

Bibliotecaria, educadora, contadora que llegó a ser auditora de la Presidencia de la república… «Entre duros trabajos, relojes, calendarios, entre papeles áridos, tuvo la capacidad de no dejarse vencer, de construir un lenguaje rico y sonoro para, más allá del monólogo interior o del poema narrativo, hablar a esa indispensable segunda persona del singular, tú, el interlocutor inevitable, el nombre del amor» como dijo Maruja Vieira en su trabajo para ingresar a la Academia de la Lengua, en homenaje a la ilustre escritora que, fuera de alguna fuga a Manizales, siempre quiso vivir y morir y, como lo dijo, aun volver a nacer en Armenia, para «tener el sentir maravilloso de los que fueron hacedores de ciudades, fundadores de la nacionalidad, nostálgicos de gloria, ambiciosos de poder, exaltados de fe y hambrientos de libertades». Aunque la aparición de su primer libro coincidió con el auge del piedracielismo, su voz es independiente, rebelde, personal, y supera las modas con su claridad, hondura y expresividad, para instalarse en la antología colombiana como una de las voces más altas. Sus libros: |Campanas del alba (1941), |Octubre (1952) y |Tiempo inmóvil (1974).

  • Texto extraído de Quién es quién en la poesía colombiana (Bogotá, 1998), de Rogelio Echavarría. Primera edición: Ministerio de Cultura – El Áncora Editores. Puede consultar este material en nuestra biblioteca con la signatura topográfica: R8861 / E132q T. I

Compartimos los poemas «Canción de los desesperados», «Pretéritas» y «La canción» en voz viva de Carmelina Soto, forman parte de las donaciones y adquisiciones de la fonoteca de la Casa de Poesía Silva.